Soy orientalista.

Mis pensamientos y comentarios.

Mi foto
Nombre: A. M. Vermon
Ubicación: Ciudad de Buenos Aires, Argentina

martes, abril 29

Nuestras Fuerzas Mentales.

“Nuestras Fuerzas Mentales” de Prentice Mulford es el libro que puse en mi perfil.

Prentice Mulford nació el 5 de abril de 1834 y falleció el 27 de mayo de 1891, en Long Island, Estado de Nueva York. Creyó que el poder mental es un factor predominante en la acción humana.

La primera edición del libro hecha en Argentina por Editorial Kier fue hecha en 1951, yo tengo un ejemplar de la octava edición de 1982, con una tapa dura y rugosa que da gusto tenerlo entre las manos.

Nuestro verdadero yo no es nuestro cuerpo material, sino que es nuestro espíritu. Nuestro espíritu tiene un poder que no se detiene y puede obrar más libremente aun cuando estamos durmiendo.

Durante el sueño estamos en un nivel de inconciencia del cuerpo físico y podemos alcanzar un foco de conciencia e impregnarnos de un conocimiento y la consiguiente sugestión (convencimiento) que nos da fuerzas y claridad mental.

Tener un espíritu fuerte es tener una fuerte voluntad.

Cuando estamos despiertos nuestro espíritu es arrojado y desparramado al espacio en la medida que hacemos tareas excesivas y gran cantidad de nuestras fuerzas mentales han sido lanzadas en diversas direcciones.

Cada idea o radiación de nuestra inteligencia, son una parte de nuestro espíritu que se ha lanzado a millares de direcciones diferentes durante el día. Toda idea, todo pensamiento significa un gasto de fuerza. El cansancio es una señal del gasto de energía.

El sueño es un estado o condición en la que el espíritu recupera las fuerzas que desparramó durante el día.

Si desarrollamos nuestra
capacidad de concentración,

podemos ser mas eficientes y efectivos.
La concentración se desarrolla con instrucción, constancia y disciplina

8 Comentarios:

Blogger AGUALUNA dijo...

Querido Andrés, cómo estás?
En verdad, nuestra fuerza mental viene de un espíritu sólido , tranquilo,dispuesto y feliz.
Creo que es la base de todo, y eso obviamente se va a reflejar en como nos vemos ante los demás y nosotros mismos, como también en todo lo que pensemos y hagamos.

Lo mismo que la concentración, va a depender del descanso tenido y de no gastar la mente en tonterías, pues eso también cansa.
Creo que con un espíritu sano, la mente si que se puede mover montañas.
El espíritu, de cómo esté , va a depender de cómo seamos.
Muy buen post,instruye.

Te dejo un abrazo enorme mi amigo y claveles para tu hogar.
Agualuna
Es la base de cada ser.

4:37 a. m., mayo 02, 2008  
Blogger A. M. Vermon dijo...

Agualuna:

gracias por comentario, coincidimos.
creo que la riqueza de lo dicho por P. Mulford es hacernos tomar conciencia que esta vida acelerada es anormal. Nos quieren hacer sentir menos si no estamos a la altura de las circunstancias e ir a 1000 y estar en 200 cosas a la vez. No quiero criticar a quien tenga capacidad para subdividirse pero aquí el principio rector deben ser las consecuencias que obtenemos. Salud, alegría de vivir, felicidad.
La paz de nuestra propia conciencia.
en contraposición al concepto de dispersión esta nuestra capacidad de concentración y el adiestramiento de la voluntad para concluir y concretar todo lo que empezamos.
El sueño aquí aparece como remedio a esta vida alocada.
El sueño es muy importante, pero tambien depende de como se vive así tambien es la calidad de sueño que tenemos. es como el huevo y la gallina, que es lo primero, creo que ambos se influyen mutuamente. Por lo tanto vigilemos que introducimos en nuestra mente, como vivimos y si descansamos prudentemente para ser efectivos y poderosos.

3:01 a. m., mayo 03, 2008  
Blogger AGUALUNA dijo...

Querido Andrés, quieres jugar?
Te invito a que pasaes por mi blog
http://www.pensamientosenelagua.blogspot.com/.

No faltes.

Un besote enorme

Agualuna

1:17 a. m., mayo 04, 2008  
Blogger Abril Lech dijo...

Nunca leí nada de él. Una buena recomendación!

10:20 p. m., mayo 05, 2008  
Blogger A. M. Vermon dijo...

Agualuna:
Ya cumplí contigo.

10:39 p. m., mayo 05, 2008  
Blogger A. M. Vermon dijo...

Abril:

Voy a seguir haciendo pequeños resumenes en este blog del libro.

A mi me maravilla que fue escrito en el siglo 18 (XVIII). Pienso en la apertura mental que había en EEUU ya en ese momento.
Tu no habías nacido pero yo recuerdo aquí que la censura y autocensura impuesta y aceptada en mi familia por parte del párroco de Bernal y en general era impresionante.
Veía en una película con Tita Merello la persecución que sufrió la Madre María, incluso el padre Mario Pantaleo le contaba a mi tía Bebe como lo perseguía la curia a él en sus comienzos y yo diría hasta que inauguró su iglesia en Gonzalez Catán y eso fué por 1975 mas o menos recuerdo.
Yo tengo nítidos recuerdos de niño y joven, estos tiempos no son los del siglo pasado.

10:49 p. m., mayo 05, 2008  
Blogger ©Claudia Isabel dijo...

Andrés, muy interesante. Particularmente me esta fallando la concentración, algo puede ser por el cansancio ya que no consigo dormir bien y me disperso con muchas cosas. Si existe algún ejercicio para conseguir la concentración, me encantaría saberlo en detalle.
Te dejo mi abrazo y cariño.

10:04 a. m., mayo 08, 2008  
Blogger A. M. Vermon dijo...

Claudia Isabel:
Yo te cuento lo que a mi me pasa (al estar solo es mas dificil que cuando uno va a un gimnasio) que tengo períodos de práctica firme e intensiva y períodos en que no hago nada y me aflojo (sería como con mi peso). por eso llego a la conclusión que lo mas recomendable es ponernos metas pequeñas pero permanentes.
1) tratar de no hacer muchas cosas a la vez.
2) terminar todo lo que se comienza, no dejar cosas inconclusas, salvo que lleven un tiempo logico y esten en ejecucion normal.
3) bajar la cantidad de pensamientos.

4) desarrollar la capacidad de profundidad, es decir si observamos una flor compenetrarnos con ella y en ese momento nos olvidamos del mundo y de todo, se logra un estado de felicidad que es lo que me sucede a mi). Lo mismo con las personas, por eso yo prefiero concentrarme en Jésica Cirio y no en Julio Grondona (jajajajaja).

5) tener sentido de humor y despreocuparse.

6) no cargar pesos que no te corresponden. (deja que cada cual lleve su karma, tu con el tuyo, porque si lo quieres tu tomas karmas ajenos y no hay cuerpo que resista ni alma que pueda soportarlo.

7) amar la vida sana.
despues por privado te digo lo que surja.

2:16 p. m., mayo 08, 2008  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal